Consejos para una mayor felicidad en la vida diaria

 

Los que van por la vida con alegría son felices. Pero la felicidad es sobre todo fugaz y todo el mundo tiene que pasar por momentos difíciles. Te mostraremos cómo encontrar nuevamente tu alegría de vivir.

Qué es la alegría de vivir y qué la perjudica

Es más fácil decirlo que hacerlo cuando intentas ser feliz y dejar que más entusiasmo por la vida entre en tu vida. Cuando las cosas van mal, a menudo nos resulta difícil mantener una actitud positiva. A veces simplemente nos falta motivación en la vida cotidiana. Esto dificulta nuestra vida, pero con un poco más de entusiasmo por la vida te sientes mucho más despreocupado. Asociamos la alegría de vivir con cualidades positivas como la confianza en uno mismo, el optimismo, la alegría y la felicidad. Una persona alegre puede embriagarse con su energía o descansar en su satisfacción. Pero todos tienen una cosa en común: están felices con su vida y la ven como un regalo.

Desafortunadamente, los golpes del destino y las experiencias negativas pueden afectar nuestra alegría de vivir e incluso quitárnosla. Cuando nos lamentamos, a veces nos resulta difícil creer que alguna vez podremos volver a ser felices. Pero incluso cuando estamos pasando por un momento estresante, a veces perdemos de vista el objetivo. A menudo hacemos que nuestra felicidad dependa demasiado de los demás, porque rara vez estamos satisfechos con lo que logramos. Sin embargo, podemos deprimirnos y perder nuestra alegría de vivir sin motivo alguno. Sin embargo, si tu depresión persiste, debes buscar ayuda profesional para poder superar el momento difícil.

A pesar de todo, son muchos los sucesos cotidianos que pueden tener un efecto positivo en nuestro estado de ánimo y darnos un poco más de ganas de vivir:

  • La cálida sonrisa de un extraño
  • Brillo Solar
  • Dormir lo suficiente
  • Un cumplido
  • El querido mensaje de un amigo
  • Buena música
  • El conocimiento de un alma gemela.
  • sensibilidad
  • Una buena conversación
  • Una sensación de logro
  • Tiempo con buenos amigos
  • Un hermoso paisaje

Sin embargo, también puedes cambiar conscientemente tu propio comportamiento y así dejar que entre más alegría en tu vida. Entonces te haces menos dependiente de los demás y eres tú propio herrero para tu felicidad.

Consejos para tener más ganas de vivir

Sonreír

A menudo, una simple sonrisa es suficiente para que te sientas mejor. Cuando sonríes, se liberan endorfinas y te sientes bien. El cuerpo recuerda que una sonrisa expresa algo positivo y te invade una sensación de comodidad, aunque no te sientas tan bien.

Pruébelo: párate frente al espejo por la mañana y sonríe ante tu reflejo. Notarás que estás más satisfecho y comienzas el día de manera más positiva.

Estar agradecido

A muchas personas les resulta difícil estar agradecidas por las cosas que tienen y tienden a concentrarse en lo que les falta. Con el tiempo, tu alegría de vivir también se perderá, porque nunca estarás satisfecho. Trata de ser consciente de aquello por lo que estás agradecido todos los días. Empieza un diario de gratitud. Ahí escribes en él si estás agradecido por algo:

Ejemplo: Estoy agradecido por el momento en que un rayo de sol atravesó la espesa capa de nubes y me dejó caliente la cara. Después de hablar con mi mejor amiga, me sentí mucho más ligero y estoy agradecido de tenerla. También estoy agradecido por mi hermoso apartamento, que me brinda un lugar donde puedo relajarme.

También puedes escribir tu diario de gratitud en viñetas:

Estoy agradecido:

  • Por conversaciones profundas con mi mejor amigo
  • Por mi casa

Date un capricho con algo

Si simplemente te rindes todo el tiempo, también estás renunciando a una gran cantidad de entusiasmo por la vida. Haz algo muy conscientemente solo para ti. Si necesitas un descanso, tómate un día libre. Deliberadamente, deléitate con un gran trozo de pastel. O compra los hermosos zapatos incluso si no están dentro de tu presupuesto. Siempre que no exageres con tales cosas, debes exhibir tu conciencia culpable y disfrutar de las cosas buenas de la vida.

Libérate

Tu entusiasmo por la vida aumentará significativamente si dejas ir todo lo negativo en tu vida. Limpia tu apartamento y deshazte de todo lo que te restringe y no necesitas. Diles adiós a todas las personas que no te están haciendo bien y haz espacio para verdaderos amigos que te apoyen incondicionalmente. Con más positividad en la vida, también estarás más alegre.

Ir entre la gente

Todo el mundo se siente como en casa en compañía de buenos amigos. Aquí puedes ser quien realmente eres y sentirte aceptado. Te ríes más y te atreves a expresar tus opiniones y puntos de vista abiertamente. Si, por el contrario, estás aislado por un tiempo y ves solo a unas pocas personas, tu entusiasmo por la vida cae drásticamente, porque una persona necesita el contacto con otras personas para funcionar. No en vano, la reclusión en régimen de aislamiento es una de las penas más duras y temidas en las cárceles.

Hacer felices a los demás

También puedes aumentar tu propio entusiasmo por la vida haciendo felices a los demás. ¿Qué tal si horneas un pastel para complacer a tus colegas? ¿Por qué no le traes a tu novia un ramo de flores sin motivo? O sorprendes a tu madre con una visita espontánea a casa. No solo pones una sonrisa en los rostros de tus seres queridos, sino que también puedes ser feliz con ellos. Seguramente no puedes esperar a que reaccionen y estás deseando que llegue. Estas cosas harán que tu día sea mucho más feliz.

Acepta desafíos

Atrévete un poco y sal de tu zona de confort. Incluso si este pensamiento te asusta al principio, luego te sentirás orgulloso de atreverte. Además, obtendrá muchas experiencias nuevas que vivirás durante mucho tiempo. Cuando percibas más oportunidades en la vida, estarás más alegre y feliz y valorarás más la vida. Atrévete a tomar un vuelo largo para viajar a un país lejano. O, finalmente, atrévete con el nuevo comienzo que has estado esperando durante mucho tiempo.

Vivir el momento

Intenta disfrutar cada momento. Probablemente te olvides de respirar profundamente de vez en cuando y percibas conscientemente el momento. El futuro y el pasado son a menudo demasiado importantes en la vida, uno ya ha pasado y el otro todavía no ha ocurrido. Sin embargo, a menudo es difícil romper con el pasado y no es aconsejable ignorar el futuro. Por lo tanto, debes intentar darte un tiempo de inactividad en el que puedas estar en el momento.

A veces, ayuda si prescindes de tu teléfono móvil por un corto período de tiempo y no dejas que nada ni nadie te distraiga. No es saludable estar disponible las 24 horas. Apaga tu celular, tómate un tiempo para ti y disfruta el momento.

Permite tus sentimientos

Si solo reprimes tus sentimientos y los deja en un segundo plano, a la larga te volverás muy infeliz. Pierdes la confianza en ti mismo y en tu mundo emocional. Puedes obtener mucha alegría de vivir a través de buenas relaciones interpersonales. Una relación de trabajo nos hace mucho más felices y con el corazón abierto el mundo se ve mucho más hermoso.

Ponte una meta

La mayoría de las personas necesitan una meta por la que trabajar para poder ver el significado de su vida. Si sabes lo que quieres de la vida, te levantarás más fácilmente de la cama por la mañana y empezarás el día de buen humor. Usa tus fortalezas y sé consciente de lo que quieres lograr. No establezcas tus metas demasiado altas, sin embargo, intente pensar en etapas. Entonces, incluso los pequeños éxitos tendrán un efecto positivo en tu mundo emocional. Te sentirás más seguro y, en cualquier caso, más feliz.

Piensa positivo

La forma en que expresas algo ya puede influir en la forma en que te sientes. Intenta resaltar los aspectos positivos de un curso obligatorio. No tienes que hacerlo, pero puedes estar orgulloso si lo logras a pesar de todo. Si piensas de manera más positiva en general, tu vida también será más positiva.

Celebra la vida

Es importante que te recompenses por tus éxitos. Si trabajas duro, debes tomarte un tiempo de vez en cuando y disfrutar de la vida. Sin embargo, a veces no hay necesidad de celebrar, y la vida es causa suficiente. También puedes disfrutar de las pequeñas cosas, como la primera nevada en invierno o el gesto amistoso de un extraño.

Perdónate a ti mismo y a los demás

Para terminar con el pasado, debes perdonarte a ti mismo y a los demás por los errores. Es humano cometer errores. Nadie es perfecto. Los sentimientos de culpa, enojo e ira solo lo deprimirán y lo afectarán negativamente. Tu entusiasmo por la vida se ve afectado por estos sentimientos. Trata de perdonar para tener espacio para pensamientos positivos.

Ser activo

Llena tu vida diaria con actividades que disfrutes. Un pasatiempo te hace feliz y te permite olvidar tus problemas por un corto tiempo. Ya sea que te guste leer, pintar o hacer ejercicio, si haces lo que ama, es feliz. Sobre todo, el deporte tiene un efecto positivo en nuestro bienestar. Durante la actividad deportiva, se liberan hormonas de la felicidad y, al mismo tiempo, se promueve la salud, lo que te hace feliz.