topes para estacionamiento

Topes para estacionamiento

topes_estacionamientoUna de las claves del éxito que están teniendo los topes para estacionamiento está muy relacionada con la crisis económica que azota actualmente el mundo entero; antes no era excesivamente complicado conseguir que el seguro del coche admitiera un parte en el que hubiera que pintar todo el vehículo debido a los golpes y arañazos que iban apareciendo en las maniobras de aparcamiento, pero ahora es casi una misión imposible conseguir que un seguro pinte el coche entero simplemente con un parte de este tipo.

Pero, ¿y qué tienen que ver los topes para aparcamiento en este asunto? Resulta que estos pequeños complementos para la plaza de garaje son más que suficiente para evitar que debido a un despiste un conductor acabe golpeando una columna o una pared al aparcar su coche. Muchas veces tras una larga jornada de trabajo lo último que le apetece a uno es maniobrar el coche para conseguir “encajarlo” en una plaza de garaje, de manera que debido a este cansancio tarde o temprano siempre acaba apareciendo algún disgusto que se traduce en un arañazo o incluso un golpe en la defensa del vehículo.

Así que, gracias a los topes para estacionamiento uno se evita avanzar con el coche más de la cuenta. Simplemente tocando el tope con las ruedas del vehículo el conductor ya sabe que no puede avanzar más y que por lo tanto tiene que frenar si no quiere acabar dañando el coche en su maniobra.

Instalar topes para estacionamiento en una plaza de garaje privado es algo completamente legal, de modo que los rumores que han aparecido en los últimos meses apuntando a que los vecinos no pueden instalar estos complementos en sus plazas son completamente falsos. El vecino que dispone de una plaza de garaje tiene todo el derecho del mundo a realizar todas las instalaciones que vea convenientes siempre y cuando no afecten a las plazas de sus vecinos; en el caso de los topes no se influye para nada en las demás plazas, de manera que no hay que tener ningún miedo en instalar estos “extras” que al fin y al cabo facilitan mucho el aparcamiento del coche tras una larga jornada de trabajo después de la cual lo último que le puede apetecer a uno es estar media hora para estacionar el coche.

Mencionando el asunto de la instalación también hay que recordar lo sencillo que es instalar los topes para estacionamiento en una plaza de aparcamiento: solamente hay que disponer de un lapicero, un destornillador y un taladro. Con estas herramientas al alcance de la mano, el segundo paso es estacionar el coche con normalidad para así tomar las medidas correspondientes con la finalidad de saber en qué lugar han de ir los topes para impedir que el vehículo golpee alguno de los obstáculos que hay alrededor de la plaza. Con las medidas tomadas simplemente se hacen los agujeros en el lugar correspondiente y después se instalan los topes… ¡así de sencillo!