LA MÚSICA DE ANTAÑO

Desde su instauración, la música siempre ha transmitido sentimientos, sensaciones y emociones que en muchos casos no se pueden describir. Cabe destacar que se necesita una dedicación, responsabilidad y pasión sobre todas las cosas para ejecutarla, porque todo esto se transmite en el momento de la ejecución, cautivando a un público que siempre espera recibir lo mejor de cada uno de los ejecutantes, porque es el objetivo principal de la presentación, ya que no sabes quién te escucha, y entre esas personas es posible que esté alguien que te ayude a potenciar tu carrera como profesional de la música, conectándote con nuevos referentes.

Lo más hermoso de la música es que es una de las pocas expresiones artísticas que puede jugar con todo lo que transmite al espectador, todo ello con los diferentes ritmos y estilos musicales que en los últimos años se han potenciado para ofrecer mayor variedad al espectador, y de esta manera mejorar y aumentar la calidad de opciones con las que cuentan las personas.

La música se ha definido como el único idioma universal en el mundo, es decir, único código por el que todos los seres humanos del planeta pueden entenderse al menos por un breve lapso de tiempo. Esto es tan importante porque según la personalidad de la persona y gustos de esta, podría decantarse por un estilo musical de los distintos que existen. Uno de ellos es la música de antaño.

La música de antaño es un estilo de música que no puede pasar sobre la mesa, debido a que fue popular en su tiempo y existen múltiples intérpretes en todo el globo terráqueo que la universalizaron, por lo que es un estilo digno de respetar, de admiración e incluso de estudio.

Aunque parezca ilógico es un estilo musical de estudio, porque los intérpretes de ese entonces desplegaban técnicas musicales y vocales que muy poco se evidencian hoy día, y además los grandes cantantes de la época reciente de alguna manera han tenido que evaluar la profesionalidad artística que desempeñaban estos intérpretes en el momento de ejecutar sus técnicas vocales que de alguna manera han servido para mejorar el desempeño artístico de grades intérpretes de hoy en día.

La puesta en escena, así como la respiración, sonoridad, expresión artística, corporal, la naturalidad en el escenario, cada personalidad, entre otras características son elementos que colocan a los intérpretes de la música de antaño en una posición digna y respetable en la palestra pública mundial.

Seguramente que la población juvenil de hoy día, muy poco dará importancia a esto, pero los jóvenes de aquel tiempo se sentían profundamente identificados con aquellos boleros, música de cha cha cha, instrumentales, entre otros estilos que dejaron una huella imborrable en el público, a tal punto que la música de antaño todavía es interpretada en fiestas, bodas, cumpleaños y diferentes eventos donde es requerida, debido a que la marca que dejó en su tiempo de apogeo, trascendió hasta la actualidad.

América Latina ha contado con numerosas orquestas de este estilo musical, que marcaron la pauta en su tiempo. Una de ellas fue La Sonora Matansera, orquesta oriunda de Cuba que marcó la pauta durante muchos años, con numerosos sellos discográficos , que les catapultaron al estrellato, también gracias a las múltiples colaboraciones que recibieron en su transitar musical, donde entre otras personalidades se puede destacar a la Guarachera de América, Celia Cruz, quien con su particular “azúcar” comenzaba a demostrar de que estaba hecha para en pocos años llegar a ser la marca que dejó una huella imborrable en numerosos países del mundo, lamentablemente fallecida a inicios del siglo XXI.

Imagen de Canciones Personalizadas TCTC